Google+ Followers

jueves, 22 de septiembre de 2011

CECILIA ARIZTI Piano, Composición



Esta notable pianista, compositora y pedagoga nació el 28 de octubre de l856 en la Ciudad de La Habana. Su madre fue Teresa Sobrino y su padre el pianista Fernando Arizti, que fue su profesor desde muy pequeña. Más tarde fue discípula del sobresaliente pianista, compositor y pedagogo cubano Nicolás Ruiz Espadero (l832-1890), que la adiestró con la obra pianística de clásicos y románticos como Mozart, Lizst y Beethoven. Junto a su padre y con Espadero, Cecilia Arizti, se familiarizó con todos los estilos y forma de la música universal europea de su tiempo. A los dieciocho años de edad y dueña de sólida preparación técnica, se inicia en la producción de algunas obras de importancia. Fue excepcional el ambiente artístico e intelectual en el cual se desenvolvió toda su vida. La mansión de sus padres era famosa en su época por sus frecuentes veladas artísticas y donde se relaciona estrechamente con figuras musicales e intelectuales cubanas y extranjeras más sobresalientes. Cecilia Arizti ofreció algunos conciertos en la Sala de Anselmo López y en el Centro Gallego, de la Ciudad de La Habana. En 1896 residiendo en la ciudad de Nueva York, se presentó con un éxito notable, en el Carnegie Hall. Llegó a ser una impecable pianista, pero fue la composición musical la actividad preferida por ella.
A excepción de algunas obras para Trío de piano, violín y violoncello, toda su obra la concibió para el piano instrumento que dominaba a la perfección y en la que percibe claramente la influencia de Chopin y Schumann y de otros compositores del siglo XIX europeo. Según Alejo Carpentier, en su libro La Música en Cuba: “…La tendencia romántica-europizante de Nicolás Ruiz Espadero tuvo sus continuadores en Cuba con su discípula Cecilia Arizti, como su maestro, era víctima desgraciadamente de un afán de trabajar de acuerdo con los “buenos ejemplos” propuestos por su época limitando sus posibilidades, por complejos de inferioridad. Solo vemos a los compositores, prosigue Carpentier, tal como hubiera podido ser, cuando escribe páginas llanas, simples, de un saber romántico atenuado, que hace pensar (curiosa pero real coincidencia en el Adagietto, de Les biches, de Paulenc.

A partir de 1887 Cecilia Arizti, publicó en Nueva York y en Francia una serie de composiciones para piano: dos Scherzo, Nocturno, Reverie, Impromptu, y una Danza. El estilo de Cecilia era más castigado que el de Espedero y solía ignorar el virtuosismo tan presente en su época. El Nocturno es de una rara delicadeza. Entre sus obras más conocida en su época está su Trío, para piano, violín y violoncello, estrenado por su autora el 20 de noviembre de 1893 en el Salón López, en unión del violinista cubano Rafael Diaz Albertini y el violoncellista Rafael Ortega. El pianista y compositor y también cubanos Ignacio Cervantes y el crítico Serafín Ramírez lo calificaron dicho trío de obra colosal y grandiosa. Se considera la primera obra en su género escrito por una mujer cubana en el siglo XIX y por su calidad pianística, desenvolvimiento de la forma y el equilibrio del conjunto instrumental de sus cuatro partes, constituyen por su belleza un valiosísimo aporte a la música de cámara de nuestro país.
En el campo de la enseñanza escribió un manual de ejercicios para el piano e impartió clases particulares y en el Conservatorio de Carlos Peyrellade, de La Habana.
Cecilia Arizti, falleció el 30 de de junio de 1930 en la Ciudad de La Habana.
RELACIÓN DE OBRAS DE CECILIA ARIZTI
Barcarola, Mazurka, Impromptu, Vals lento, Dos Scherzo, Rreverie, Vals brillante, Danza, Romance, Nocturno, Balada, Danza fantástica, Berceuse, Campesina, Adante religioso, Tercer scherzo, Improvisación, y Ejercicios diario para piano (técnica pianística )
MÚSICA DE CÁMARA
Melodía romántica, y Romanza, para violín y piano, Trío, para piano, violín y violocello.
Fuentes:
www.lajiribilla.cubaweb.cu
Carpentier, Alejo. La Música en Cuba. Editorial Letras Cubanas. La Habana l988.
Martínez, Orlando. Cecilia Arizti (1856-193O) Homenaje en el Centenario de su natalicio. Ediciones de Blanck, La Habana, 1956.
En este vídeo podemos escuchar su composición Nocturno Op.13 interpretada por Madeline Lu.