Google+ Followers

sábado, 18 de febrero de 2012

GERMAINE TAILLEFERRE Composición



Germaine Tailleferre es una de las grandes compositoras francesas de principios del siglo XX . Formó parte del conocido  "Grupo de los Seis " (Les Six), grupo muy libre y muy desigual en su composición, formado en 1920 por 6 compositores franceses, animados todos ellos por los experimentos de Satie y por la estética antiwagneriana y antirromántica de Jean Cocteau, el polifacético dramaturgo, poeta, novelista, director de cine y pintor.   
Nació en Saint Maur-des-Fossés, Francia,  el 19 de abril de 1892, siendo la menor de cinco hermanas.  En 1904 ingresó, sin permiso de su padre, en el conservatorio de París, entre sus compañeros de estudios se encontraban Darius Milhaud y Arthur Honegger.  Fue alumna de contrapunto de Georges Caussade y en 1913 se alzó como ganadora del primer premio de contrapunto con  el apoyo de Gabriel Faurè y Claude Debussy.  Dos años más tarde, después de realizar estudios de armonía y acompañamiento al piano, ganó otros premios.  En aquellos años tocó como percusionista en la orquesta del conservatorio, bajo la dirección de Vincent d'Indy y presentó en público sus primeros trabajos.

Después del escándalo provocado por el estreno del ballet Parade de Erik Satie,  se reunió en torno al autor un grupo de jóvenes compositores interesados en ese nuevo tipo de composiciones.  En 1917  presentó su nuevo trabajo Jeux de Plein Air, para dos pianos, en casa de la célebre pianista Marcelle Mayer.  Sin que la autora lo supiera, Satie escuchó su obra y entusiasmado por su talento llamó a la Tailleferre "ma fille musicale", (mi hija musical),  incluyendo sus obras en las veladas musicales que se organizaban en el estudio del pintor Lejeune en la calle Huyghens.  Otros jóvenes músicos del grupo, animados por Jean Cocteau, autor en 1918 del "panfleto"  El gallo y el arlequín, en el que arremetía contra la música rusa y alemana, intentaron encontrar un nuevo camino para la música francesa.  Talleferre, Honegger, Georges Auric, Louis Durey, Frnacis Poulenc y Milhaud trabajaron juntos en un ambiente de amistad (amistad que siguió viva hasta la muerte de cada uno de ellos), pero fue en 1920, año de la publicación de un álbum de su obra musical, cuando el crítico H. Collet empezó a llamarles "le Groupe des Six". Su forma irónica de enfrentarse con la tradición situó a los Seis en la llamada vanguardia de comienzos de siglo: se pueden establecer analogías entre sus características y las de diversos movimientos artísticos de aquel momento, como el cubismo, el futurismo, etc.  El grupo se disolvió muy pronto porque sus miembros eran demasiado diferentes entre sí. 

En los años de entreguerra, Germaine Tailleferre estuvo comprendida entre los compositores más aclamados de su generación.  Después del éxito en 1920 de la Pastoral para pequeña orquesta, compuso otros muchos trabajos_ Primera sonata para violín (1921), que fue presentada por Jacques Thibaud y Alfred Cortot; en 1927, a petición de Paul Claudel y sobre texto del propio poeta, escribió la música de escena de Sous le rempart d'Athènes.  En 1934 la Orquesta Sinfónica de París, dirigida por Piere Monteux, presentó el Concerto grosso para dos pianos, cuarteto de saxofones, coro misto y orquesta.  A pesar del éxito de crítico y público este trabajo no se volvió a interpretar.  En 1938 compuso la famosa Cantata du Narcise, sobre libreto de Paul Valléry, para barítono, soprano, coro femenino, cuatro voces y orquesta de cámara.

En 1926, durante una gira por América, conoció al diseñador de  "cartoons" Ralph Barton, con el que se casó, pero el matrimonio no duró mucho.  Celoso del éxito de su esposa, Barton le negó la oportunidad de quedarse en Hollywood para trabar con  Charles Chaplin.  Tailleferre regresó a Francia (en el barco coincidió con Paul Claudel, que le encargó Sous le rempart d'Athènes); y se divorció de Barton, quien más tarde se suicidó.
En 1931 se casó en Londres con el abogado francés Jean Lageat, pero tampoco esta unión fue duradera.  Durante la Segunda Guerra Mundial,  Germaine Tailleferre se trasladó de nuevo a EStados Unidos con su marido y su única hija,  Françoise.  Regresó a Francia en 1946 y se dedicó enteramente a la música, haciendo varias tournées en la que acompañó al piano al barítono Bernard Lefort.  En este período compuso el Segundo concierto para piano dedicado a su hija ( muerta en 1993).

Desde su regreso a París y hasta su muerte siguió  componiendo para un gran número de conjuntos instrumentales y vocales.  Su primer ballet Marchand d'oiseaux, fue representado por el Ballet Sueco en 1923 y Diaghilev utilizó su obertura en sus Ballets rusos.  Compuso  también Les vaines paroles, una adaptación para conjunto instrumental de su Concerto grosso para barítono y orquesta y en 1951 escribió su única ópera lírica,  Il était un petit navire, que se representó en París.  Sintonizando con las diversas posibilidades de utilización de la música en nuestro siglo, compuso bandas sonoras para la radio, la televisión y el cine.  También en 1951 la radio Memoires d'une Bergère; Parisiana, de 1955 , se concibió como según la opinión -pienso que equivocada- de algunos, compuso en colaboración con Cocteau y el Grupo de los Seis y que fue la causa de la disolución del mismo:  Les Mairiées de la tour Eiffel, una farsa en un acto terminada en 1921.

Siempre al corriente de las tendencias musicales de los países del resto de Europa, la Tailleferre introdujo el serialismo en algunas de sus obras hacia finales de los años cincuenta, pero después volvió a las armonías  y el romanticismo de sus primeros trabajos "neoclásicos".

Nacida en una familia modesta, durante la adolescencia vivió en medio de grandes dificultades económicas y sólo consiguió vivir desahogadamente durante los años de su matrimonio.  A partir de los años sesenta se vio obligada a ganarse la vida enseñando música y tocando el piano en las clases de movimiento eurítmico en la Schola Cantorum y más tarde en la Escuela Alsaciana de París.  Poco  interesada en el dinero, trabajó y vivió pensando en sus creaciones.  

Obtuvo numerosos premios y honores (entre ellos la orden de la Legión de Honor en 1973) y en los años ochenta se creó la Asociación Germaine Tailleferre con un comité de honor formado por algunos de los músicos franceses vivos más importantes.  La asociación intentó ayudarla en aquellos años y asumió la  tarea de recopilar y archivar toda su obra musical (una parte de la cual sigue inédita).

Germaine Tailleferre murió el 7 de noviembre de 1983 en París.  Al comienzo de su larga carrera estuvo muy influida por el mundo musical de Ravel (del que recibió algunas lecciones sobre orquestación) pero enseguida intentó descubrir por sí misma un mundo menos complejo, más airoso, más alegre.  sus conciertos para voz solista y orquesta, en los que la voz humana ( en unos casos un barítono y en otros una soprano) se trata como un instrumento, fueron los primeros en su género.  Si en el futuro queremos hablar de las mujeres compositoras más innovadoras, probablemente deberemos considerar las obras de Germaine  Tailleferre y darle la importancia que merecen en la gran historia de la música. 

Bibliografía: ADKINS, Patricia; Las  Mujeres en la  Música, Alianza Música, 1995.
HONOLKA, RICHTER, NETTL, STABLEIN, REINHARD, ENGEL, Historia de la Música, Edaf, 1983.